Interrumpido por un mar de incertidumbres y tortuosidades que mantienen la tensión hasta su fin.

El thriller mediterráneo se caracteriza por secuencias en las cuales un ritmo de acontecimientos calmado, enmarcado en paisajes mediterráneos (cristalinos, abiertos y luminosos) es de pronto interrumpido por un mar de incertidumbres y tortuosidades que mantienen la tensión hasta su resolución final, a menudo imprevisible. Las historias muestran unos protagonistas que se debaten en una lucha contra sí mismos y el gran dilema ético entre el bien y el mal.